Atención Temprana

¡PROMUEVE EL DESARROLLO INTEGRAL Y ÓPTIMO DE TU HIJO/A!

“La estimulación temprana es el conjunto de medios, técnicas, y actividades con base científica y aplicada en forma sistemática y secuencial. Se emplea en niños/as desde su nacimiento hasta los 6 años, con el objetivo de desarrollar al máximo sus capacidades cognitivas, físicas, emocionales y sociales, evitar estados no deseados en el desarrollo y ayudar a los padres con eficacia y autonomía en el cuidado y desarrollo del infante”.

El papel de la familia es esencial en este proceso.El objetivo último de la estimulación temprana o “precoz” no consiste en forzar ni acelerar al niño/a para que alcance hitos del desarrollo que no está preparado para alcanzar, nada más lejos de la realidad. A través de esta estimulación, se persigue motivar el potencial único de cada niño/a y plantearle actividades y retos que fortalezcan su auto-estima, iniciativa y aprendizaje. Cualquier retraso “significativo” en el desarrollo es susceptible de acarrear a largo plazo desórdenes de atención, autoestima, relación y comportamiento.

Los bebés incluso antes de nacer reciben estímulos externos al interrelacionarse con su entorno. Al estimular a vuestros bebés facilitaréis diferentes oportunidades para explorar, adquirir destrezas, resolver pequeños retos, conocimientos, habilidades… de forma natural, para que de esta forma pueda ir entendiendo lo que sucede a su alrededor. Las actividades y técnicas que hemos diseñado y planificado os facilitarán, la estimulación equilibrada de vuestros/as hijos/as, atendiéndoles de forma integral, en todos los aspectos que influyen en su desarrollo óptimo: cognitivo, motriz, social y emocional. Respetando en todo momento una máxima que nunca puede pasarse por alto: el ritmo de aprendizaje y de respuesta a éste, es único en cada individuo. Por lo que es de suma importancia evitar comparaciones y presiones.

Para ello es primordial, conocer las etapas generales de desarrollo del bebé. Etapas, como parámetros amplios que nos sirven de guía, para poder presentarle los estímulos y actividades adecuadas a su edad y capacidades. Cada etapa de desarrollo necesita de diferentes estímulos que se relacionan directamente con el desarrollo individual de cada niño/a.

La repetición sistemática y secuencial de estímulos (experiencias), actividades, ejercicios… con sustrato científico, reforzarán las conexiones neuronales de vuestros/as hijos/as, favoreciendo un aprendizaje que si bien, continua a lo largo de toda la vida, existen tiempos específicos para que se realice de forma óptima, siendo la infancia y en especial los primeros años de vida, el eje central del desarrollo integral del niño, ya que en este periodo deben ocurrir los eventos más importante de su maduración.

Que ésta repetición sea sistemática no significa que tenga que realizarse de forma aburrida o monótona, al contrario, no debe verse como una obligación y en ningún momento se ha de forzarle a ninguna actividad para la que no se encuentre preparado.

El juego es una efectiva herramienta de estimulación y motivación para los bebés. A través del juego, los padres pueden observar el comportamiento de su hijo y conocer sus necesidades, deseos, gustos, e inquietudes. El juego es la mejor manera de estimular a un niño. En todo momento se le ha de plantear la estimulación como un juego, como experiencia positiva, en la que se sienta libre, disfrute y con la que se sienta feliz, algo que repercutirá positivamente en buena autoestima y permitirá seguir reforzando vínculos, disfrutando de un tiempo mutuo de calidad.Mediante la observación y el juego, podréis llegar a determinar las habilidades más fuertes y también las más débiles de vuestros/as hijos/as, con el fin de potenciar ambas hacia un desarrollo óptimo.